La presidenta del PP de Extremadura, María Guardiola, señala que los extremeños vivimos en una “continua plurianualidad”, porque cada año se nos venden los mismos proyectos. “Borradores que luego no se ejecutan y que, recurrentemente, pasan al siguiente presupuesto”.


Lamenta que las cifras de proyectos del pasado vuelvan al presente, pero el futuro no acaba de llegar. “Se vende el titular. Se pinta el número. Y luego se olvida”.  Los de 2023 son unos presupuestos que, en materia de inversiones, “pecan de electoralismo, pero no de originalidad”.

 La líder del PP subraya que estos presupuestos pegan “otro patadón para adelante” a la fecha final” del AVE que nos conecte con Madrid. “Tendremos que esperar más”, porque para el trayecto Oropesa hasta Madrid no hay reservado ni un euro en 2023.

 “Nos toca seguir esperando la alta velocidad Madrid-Extremadura”. El punto final a este proyecto se alarga cada vez más, como también se alargará la tan prometida autovía CC-BA (A-58).

Recuerda que Vara decía esta misma semana que “confiaba” en que los Presupuestos Generales del Estado contemplasen las partidas “comprometidas” en infraestructuras como la autovía Cáceres-Badajoz y la alta velocidad.

 La líder del PP asegura que de esa “confianza” de Vara sólo queda en los presupuestos para 2023 se destinarán 5 millones para una autovía que allá por 2009 prometió que estaría en 2012, junto al ministro Blanco. “Exigir no es un verbo que el presidente estile cuando gobierna el PSOE”.

Guardiola afirma que hay más créditos iniciales para infraestructuras, y habla de un aumento de las inversiones reales sobre el papel de un 16% más, aunque nos venden sistemáticamente lo mismo, las mismas grandes infraestructuras que nunca llegan.

Revela que las inversiones no se hacen realidad por la falta de ejecución: de los 405,8 millones de euros que figuraban el año pasado en los PGE solo se ejecutaron 265,3 millones de euros. Es decir, realmente se usó el 65,4%. Dos tercios de lo presupuestado.

Indica que más de la mitad de la inversión real del Estado en Extremadura se destinará a la línea del AVE porque no se ha cumplido con el horizonte temporal que antes se había prometido. “Claro que hay muchos millones en los PGE para el AVE, es que nos queda mucho por hacer”.

“Eso es la gestión de Vara, la nada, mucha palabrería,  pero poca palabra, maquetas, proyectos, castillos en el aire”. Decía que en 2012 estaría lista la autovía Cáceres-Badajoz. 11 años después sólo confía en que haya algo de inversión. “Si Extremadura es la última en todo es porque nos gobierna un señor que está muy cómodo en el descenso”.

En resumen, María Guardiola afirma que una cosa es prometer, otra proyectar y otra distinta es ejecutar. Las grandes infraestructuras para competir y converger con el resto siguen quedando lejos. “Estamos ante un nuevo presupuesto socialista, y otro nuevo acto de fe”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.